Nos sugieren que los vencimientos de pago se calculen a partir de la fecha de entrega del producto o servicio, y no desde la fecha de emisión de la factura.

Entendemos que efectivamente todo software de gestión debe adaptar su aplicación a la Ley 15/2010, de 5 de Julio, de modificación de la Ley 3/2004, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales. Estas medidas, a grandes rasgos, limitan los plazos de pago a 60 días para las empresas privadas y a 30 para las administraciones públicas, estableciendo un calendario de adaptación paulatina a la nueva normativa, que entrará definitivamente en vigor el 1 de Enero de 2013.

Esta norma implica adaptar el software de gestión ya que su aplicación supone cambios importantes en la facturación automática, en el cálculo de los vencimientos de pago y en la información que deben contener los ficheros de clientes, proveedores y artículos.

Esto también debería afectar a las políticas de días de pago y de los periodos de no pago de clientes y proveedores (como puede ser el periodo vacacional), lo que puede reportar algún problema de cumplimiento con la nueva normativa al exceder el número máximo de días permitido.

Con esta nueva ley ya no se podrán facturar albaranes de un periodo superior a 15 días, afectando a la operativa de la facturación automática. De igual manera deberán introducirse nuevos campos de información en las distintas fichas de clientes y proveedores, ya que deberán clasificarse estos por tres categorías diferentes: si son empresas privadas, administraciones públicas o empresas de la construcción, ya que cada una de ellas tienen a partir de ahora distintos plazos de pago.

Por último en las fichas de los artículos deberemos también reflejar si el productos es fresco/perecedero o no, ya que la nueva ley establece para los primeros un único plazo de pago de 30 días.